I'm your toy, your 20th century boy - 20th Century Boys (Naoki Urasawa)


De las manos del grandioso mangaka Naoki Uarasawa (Monster, Yawara!), en 1999 nació uno de los mejores mangas paridos en los últimos lustros. 20th century boys fue editado hasta hace poco por Planeta DeAgostini contando en su haber con 22 tomos y una continuación titulada 21th century boys de 2 tomos. Después de 8 años leyendolo emocionado, el otro día terminé con él y por fin pude responder a muchas de las preguntas que genera su lectura. Un pequeño resumen no viene mal por si alguien quiere leerlo y no sabe de que va:
El pequeño Kenji Endo es un niño con inquietudes musicales y una gran imaginación, sobrado de carisma y muy amigo de sus amigos. En los años '70, él y su grupo crean, a modo de juego, un pequeño refugio en dónde inventan una historia sobre cómo salvarán al mundo del dominio que pretende una misteriosa organización caracterizada por un símbolo dibujado por el mejor amigo de Kenji.
Muchos años después, en el funeral de un viejo amigo, Kenji se reúne con sus antiguos compañeros y descubren como la muerte de este está relacionada con su juego infantil en demasiados aspectos como para que todo sea una coincidencia. Después de investigar un poco, descubren que la dichosa secta está liderada por un extraño personaje que nunca muestra su cara al que llaman Amigo. A partir de ese momento Amigo los traerá por el camino de la amargura mientras nuestros protagonistas tratarán de pararle los pies y averiguar su verdadera identidad.

Así empieza una historia que se desarrolla entre
finales de los '60 y el año 2015. Es una manga llenísimo de misterio, con una cantidad ingente de personajes muy carismáticos, una historia muy emocionante y apasionante, además de muchísimas referencias a infinidad de mangas, personajes, músicos, deportistas, etc... cosas que el propio autor atribuye a su infancia, densa infancia añado. Me parece muy salientable, independientemente de que sea un manga sobresaliente en todos los aspectos, lo naturales y creíbles que son la mayoría de los personajes. Epatizas con ellos desde el principio y les coges mucho cariño, también es cierto que sigues su trayectoria desde que son pequeños e inocentes. El propio Kenji me parece el mejor ejemplo de ello, el autor fue capaz de crear a un protagonista que, aunque la mayor parte del tiempo lo conocemos por su pasado, es muy fácil de admirar sin ser un superhombre, haciendo que desees que aparezca para desfacer los entuertos que ha causado la diabólica organización.

Un detalle sobre el
Kenji compositor. Escribe una canción que será un simbolo de libertad en tiempos aciagos. Si alguien no la escuchó que pinche en el link. Naoki es el compositor y el que la toca, convirtiendo a este manga en el único que, sin tener un anime (no entiendo por qué), posee una banda sonora. De todas formas esto hoy por hoy no tiene tanto valor, ya hay dos películas de las tres que tienen proyectadas sobre 20th, pero de eso ya hablaré y no tan positivamente...



No hay desperdicios

Publicar un comentario en la entrada