Les Maitres du Temps - Los Amos del Tiempo (René Laloux y Moëbius, 1982)


Vuelvo, después de un pequeño parón, con una película de animación que es además una peli mítica. Su director, René Laloux, junto con el excelso dibujante Moëbius, crean esta adaptación de la novela de ciencia ficción L’ORPHELIN DE PERDIDE, escrita por el fallecido Stefan Wul. La novela está escrita en 1958 por un vagamundos intelectual, de estos que se insipiran un poquito con muchas cosas, creando así obras que me atrevo a definir como meta-místicas. Estos autores clásicos suelen hacer uso de la ciencia ficción para contar algo más que una simple historia tecnológica con ciertos destellos imaginativos sobre cómo será el futuro de la humanidad. Estos autores habitualmente van más allá, usando la ficción, implementan en sus obras guiños a la sociedad de su época, ya sea a modo de crítica o de homenaje. Así y todo, no pierden ese halo místico tan característico, un poco desolador sin llegar a ser deprimente, pero para nada alentador. Y digo todo esto suponiendo que la película se parece mucho a la novela (o eso tengo entendido).

Especulaciones y opiniones propias a parte, paso a hacer un pequeño resumen de esta película mítica de animación:
Huérfano en el planeta Perdide, nos encontramos a Piel, un niño de entre 5 y 10 años que junto con su amigo Mike, un transmisor, se comunica con la nave del buen comerciante Jaffar. Tras la muerte de su padre, Piel sigue las instrucciones de los tripulantes de la nave para ponerse a salvo de las peligrosas criaturas que viven en Perdide mientras Jaffar se desvive por llegar al planeta a tiempo de rescatarle. Junto a Jaffar viajan; un principe egoísta preocupado solamente por el bienestar del tesoro que le robó a sus subditos, la hermana del príncipe, el entrañable viejo pirata Silbad, y los "gnomos" huelepensamientos-telépatas Yula y Jad, los cuales tienen ciertos problemas para entender la peculiar forma de pensar humana.

La dilatadísima experiencia de Moëbius en el género, junto con la infinidad de colaboraciones con el padre de la psicomagia, Alejandro Jodorowsky (de una manera más sobria, esta historia me recuerda al trabajo de este último si le quitas el surrealismo), hacen que su aportación como diseñador, tanto de personajes como de escenarios, sea la ideal para la recreación de esos planetas tan diferentes al nuestro. Los extraños mosquitos que atacan a Piel en Perdide o los alados comunistas descarados que intentan atrapar a Jaffar en Gamma 10, son una buena muestra de esos característicos diseños que tan bien ilustran la atmósfera clásica de la película. Además, la genial banda sonora llena de sintetizadores, con gran cantidad de efectos sonoros muy típicos de este tipo de producciones, aportan a la peli ese toque añejo que tanto se valora hoy en día. Y con respecto a la animación, no es que sea lo mejor de la película, pero teniendo en cuenta el año, escenas como la del baño de Jaffar con la hermana del príncipe sin el uso de motion capture, tienen mucho mérito.

Gran peli mítica de animación, si te gusta el género, no puedes dejar de verla.





2 desperdicios en el patio:

Metalsaurio dijo...

Nuevos colorinchos, nueva plantilla, nuevas frikadas y nueva perilla.

(lo de la perilla es porque rima)

CryingMonsteR dijo...

Pues sí, no me gustaba tan negra negrísima, pero era la única plantilla que más o menos me parecía aceptable sin tener que hacer un trillón de modificaciones. ¡SOY MODERNO Y COOL!

(a ver si me dejo de caralladas y escribo más U_U)

Publicar un comentario en la entrada