A Mary Linda-Mae Sue le ha mordido un vampiro - True Blood (HBO, 2008)


Otra serie de la HBO, popular canal américano hacedor de las grandiosas Carnivale (a la que mató antes de que viviese lo suficiente), A dos metros bajo tierra, Los Soprano, etc... Continuando la tendencia del canal por crear series más oscuras y dirigidas a un público más limitado, nació True Blood. Creada por Alan Ball (American Beauty, A dos metros bajo tierra) y con la ganadora de un oscar Anna Paquin, adaptan la trilogía novelística Southern Vampire de la escritora Charlain Harris. Vampiros, rednecks, sangre sintética y mucho libertinaje caracterízan a esta producción que acaba de renovarse para su segunda temporada.
Esta historia de vampiros y sureños se desarrolla en Luisiana. En esta américa existen los vampiros y muchos de ellos quieren integrarse en la sociedad para poder vivir como personas normales. Esto, en gran medida, es debido a un compuesto sintético creado en Japón, la sangre fresca, que permite a los vampiros vivir sin la necesidad de alimentarse de los humanos. Esta integración hace que la sociedad se sienta un poco alterada, pero también abre las puertas a nuevas opciones de lo más sórdidas: el sexo con los vampiros y la posibilidad de beber la sangre de vampiro -zumo V-, lo cual se convertirá en un lucrativo negocio para algunos y en adicción para otros.
La protagonista de esta historia es Sookie Stackhouse, una irritante (opinión personal) camarera que tiene la peculiaridad de leer el pensamiento. Esta habilidad la atormenta y tratar de evitarlo la agota, hasta que llega al pueblo un antiguo habitante, Bill Compton, uno de esos vampiros que tratan de integrarse. Sookie no es capaz de leerle el pensamiento y esto hace que se sienta atraída por él. Mientras tanto por el pueblo anda suelto un asesino que se dedica a matar a mujeres que han tenido relaciones sexuales con vampiros.
Lo cierto es que la serie no tiene mucha acción, pero lo característico de los personajes hace que sea bastante adictiva. Encontramos desde vampiros homosexuales que ofrecen su sangre a cambio de sexo, la propia Sookie, su hermano que es un ávido mujeriego no muy listo y adicto al zumo V, hasta Lafayette, el primo de la mejor amiga de Sookie, un negro cachas, homosexual, drogradicto, cocinero, jardinero, e-striper y el que se folla al vampiro de antes para poder comerciar con su sangre. Personajes no muy habituales. Y a medida que transcurre la serie, van apareciendo vampiros más poderosos que explican como funciona su sociedad desde tiempos antiguos. Además de lo extraño de enmarcar la acción en el sur de Estados Unidos, cuna de la esclavitud y dónde no te esperas encontrar a gente muy tolerante. Todo aderezado con una banda sonora típica de la zona en la que están (blues, rock sureño, country), mezclado con la música que suele acompañar a las producciones en las que participan vampiros (violines pausados, violonchelos en tonos bajos...). Definitivamente una serie que, dentro de lo comunes que pueden llegar a ser las historias de vampiros, ha sabido darle un pequeño toque de originalidad que no le viene nada mal.


La cación del opening "Bad things" está compuesta e interpretada por el cantante de country Jace Everett. Un opening curioso y un poco desagradable que define bastante bien la estética de la serie.


2 desperdicios en el patio:

Eva.Tiehl dijo...

Iba a empezar a ver Breaking Bad -bueno, iba... voy xD-, pero ésta también estaba entre mis opciones. Y con esto de preparar exámenes... lo que sobra es tiempo, je.

CryingMonsteR dijo...

Las dos son grandes opciones, pero hay que encontrar el momento para verlas, no son de esas de ver por ver para pasar el rato, al menos no para mí.

Publicar un comentario