Bullicio estúpido - Baccano! (Ryohgo Narita + Brain's Base, 2007)


Si después de un par de años aún consigues recordar una serie bastante bizarra que además tiene una narrativa un tanto 'peculiar', algo habrá en ella que sea remarcable. Y éste es uno de esos casos particulares pero que, como de costumbre, pasó más o menos desapercivido entre toda la cantidad ingente de basura que suelen editar los fansubs. Ya sea por casualidad o porque suelo atraer estos productos de calidad, esta serie llegó a mi y yo que la disfruté con salud.

Baccano! en italiano 'jaleo' y, en la cabeza del autor que escribió las novelas (Ryohgo Narita) en las que se basa el anime, 'bullicio estúpido'. Yo no dría que es estúpida, pero bulliciosa sin ninguna duda. Un extraño y amplio elenco de estrambóticos personajes repartidos entre: dos familias mafiosas, un par de ridículos ladrones, un loquísimo asesino, una bestia misteriosa, unos cazarrecompensas (o algo así) y algunos más que se me olvidan a propósito. Si a estos los metes a todos en un tren que viaja across the USA y además vas saltando entre distintos años empezando en 1931 y contiguos, y acabando en el 200x, pasando por el 1711, para poder explicar lo enrevesado de la trama, tienes un batiburrillo bullicioso de historias que entretiene a más no poder. Sobre la trama, no diré nada, que si no se pierde el encanto de estar viendo una serie que te engancha pero de la que desconoces la trama principal hasta el 3er o 4º capítulo. Sólo decir con respecto a esto último: hay alquimistas de por medio.



No hago resumen por lo ya mencionado así que me dedicaré un poco a cantar sus alabanzas. La animación por parte de Brain's Base (y un quintillón de estudios más, dirigidos por Brain's), es más que correcta y está adaptada perfectamente a la acción de la serie, que no es poca. Dosis sobradas de violencia que no se cortan en recrear con su repectivos litros de sangre y un diseño de personajes bastante currado y diferente. Lo cierto es que el primer episodio confunde un poco, pero una vez que te acostumbras a los saltos narrativos y conoces a todos los personajes, el misterio que envuelve la trama se hace bastante atractivo y te engancha hasta el final. Y no sólo me quedo aquí en mis reverencias, ya que la Banda Sonora también es digna de mención. Al estar ambientada en la época de la ley seca, las familias mafiosas y toda es sub-historia yanki, usan para la BSO temas Jazzeros tipo Bebop (que, por cierto, recuerdan a muchos de la serie homónima). Canciones muy moviditas y vivarachas que encajan elegantemente con la ambientación de la serie. Para muestra, el opening, que no se parece a nada que haya escuchado nunca (¬.¬).




En fin, una gran serie de la que acabo de descubrir que hay tres episodios más de los que había visto (¡gran regocijo!) que salieron en su edición en duvedé, y de de la que dejo aquí los links de descarga para que las buenas gentes de internet que tengan algo de gusto, se la bajen.



No hay desperdicios

Publicar un comentario en la entrada