El viejo (viejo, viejo) Logan - Old Man Logan (Mark Millar & Steve McNiven, 2009)

Y otro más. Otra vez Lobi con el pelo blanco y traumatizado por algo que le hace reprimir sus ganas de masacrar cosas. Pero esta vez lo profetiza Mark Millar (Civil War, Wanted) y lo hace físico Steve McNiven (Civil War, Young Guns Sketchbook), tanto uno como el otro, estandartes sobresalientes en el cómic yanki. ¿Qué tendrá este Lobezno, que tan mal lo quieren la gente que le da vida?.
En 50 años desde el presente Marveliano, se nos muestra a un Logan, granjero con familia e hijos, acosado por las deudas y sin un céntimo en el bolsillo. En Sacramento, donde vive, se instaló después de la gran guerra, el hombre más fuerte y más verde del universo Marvel, Hulk. Y allí empezó a procrear indiscriminadamente (las primas también estaban admitidas). Así, con toda la progenie que fue acumulando a lo largo de los años, controló toda la zona al igual que hicieron otros super-villanos (Kingpin, Red Skull, y el Doctor Muerte) con el resto de los EE.UU. De está manera comienza la historia. El viejo Ojo de Halcón convence y contrata a Lobi para que le acompañe en una turbia misión a través de territorios ocupados, para así poder pagar a la piara de Hulk, antés de que estos maten a su familia.

Intencionadamente similar a la película Sin Perdon (Clint Eastwood), mezclado con un mundo post-apocalíptico con estética biopunk, muy parecido al de Mad Max, en este cómic se nos muestra a un Lobezno atormentado (otra vez) por algo que hizo en el pasado y que no desvelaré aquí (que fuerte, que fuerte). Curioso devenir de acontecimientos, y sorprendido te deja, sobre todo, la actitud de Hulk; desagradable, violento y MUY redneck. El guión de Millar sorprende sobre todo en lo irreverente del trato a los protagonistas. A Lobezno lo deconstruye a lo largo de la historia, para luego convertirlo en una auténtica bestia sedienta de venganza. Asimismo, a Hulk y a sus vástagos los muestra como a seres involucionados y aberrantes, que no tienen ningún tipo de escrúpulo. Y mejor no mencionar como acaban la mayor parte de los super-héroes en este futuro alternativo. Mucha acción y poca instrospección, además de la típica en Lobezno. En cuanto al apartado gráfico, lo cierto es que es impecable. Tanto entintado y color, como los dibujos de Niven le dan a este cómic un ambiente realista, que al aplicarlo a una historia tan basta y con tanta acción, consigue recrear escenas impresionantes con una violencia muy bien ejecutada. En resumidas cuentas, ésta sí podría ser una visión (aciaga y triste) de lo que podría ser el futuro de Lobezno, aunque no se yo a qué vienen dinosaurios y que Logan se vea tan viejo, pero bueno, se lo perdono.



No hay desperdicios

Publicar un comentario en la entrada