Monkey vs. Aoyama - Lupin III vs. Detective Conan (TV Special, 2009)


Con motivo de la celebración de los 55 años de Nippon TV, y los 50 años de Yomiuri Television, dos de los mangakas más afamados e internacionales de Japón, Monkey Punch y Gosho Aoyama, decidieron aunar fuerzas para producir el esperado crossover entre los protagonistas de sus series: el ladrón más elegante que se pueda imaginar, Lupín III, y el detective más piquiñito del mundo, Conan Edogawa.
La reina del país de Vespania es asesinada por su propio hijo en el transcurso de una sesión de caza. Es entonces cuando la hija de la Reina, de visita en Japón, se entera de que va a ser la sucesora de su madre, y queriendo disfrutar de una día de más de libertad, decide escaparse. Mientras tanto, Lupín urde un plan para robar la corona de Vespania y Conan va en busca de Ran que, por cosas del destino y de la genética, es igualita a la princesa.
Como fan moderado de ambos (aunque un poquito más de Lupín) mis expectativas de entretenimiento y diversión eran bastante altas... quizá demasiado. Más allá de lo anecdótico de la unión de estos dos, pocas cosas son dignas de la misma. Una historia típica y aburrida que no sabe aprovechar el filón de unos personajes tan curtidos en sus ámbitos respectivos. Es más, ni siquiera hay un encontronazo. El OVA sólo se limita a un caso de asesinato en el que la casualidad hace de nexo entre protagonistas. Pudiendo haber hecho un duelo de dimensiones absurdas dada la sobrada habilidad de ambos, los momentos reales de unión entre series se reducen a una colaboracón al final del OVA, un momento un poquito gracioso en una máquina expendedora de bebidas (dónde Conan convence a Lupín para que no robe unas latas) y un par más de momentos entre secundarios de los que cabe destacar el de Jigen con Conan, en el que Conan no deja de llamarlo 'ojichan', cosa que enerva al pobre pistolero.

Así que, sin más, un OVA de calidad técnica estándar en la que lo único salientable es la fusión entre las
bandas sonoras de las series de animación y lo curioso de ver a los personajes diseñados por Monkey, interactuar con el feísta diseño de los creados por Aoyama. Mezcla que se hace extraña en el caso de la reina, diseñada 'a lo Lupín' mientras que sus hijos lo están 'a lo Conan'. Y un último detalle que choca bastante es escuchar a los dobladores originales de Lupín (menos el del propio Lupín), una panda de vejetes de más de 70 años y con voces ajadas, hablando con los estridentes dobladores que suelen usar hoy en día para las series niponas.

Ver online




2 desperdicios en el patio:

Metalsaurio dijo...

el niño ese siempre me dio mucha rabia.

molaba más el conan el miyazaki, jeje! hace trillones de años lo daban en la telegaita, y no he vuelto a saber de él. seguro que el conan cuatrojos lo tiene secuestrado para hacerle homosexualidades.

CryingMonsteR dijo...

¡CONAN O NENO DO FUTURO! Claro que molaba más, pese a ser todo lo contrario al pájaro de mal agüero ese que allá dónde va, la muerte lo acompaña.

Publicar un comentario