Josef el máquina - Machinarium (Amanita Design, 2009)

Otro paso más para dejar atrás mis años de 'tiran más dos millones de polígonos que dos sprites pixelados'. Otro paso más para pasarme al lado clarito de juegos gratuitos o baratísimos creados por estudios independientes en los que prima más la versatilidad del/los creador/es, que un equipo inmenso de desarrolladores. Como ya hice aquí y aquí, ahora le toca a una aventura gráfica que, si bien no es la más compleja del mundo, probablemente no deje indiferente a nadie.

En un mundo totalmente robotizado de cielos ocres y carente (casi por completo) de vida orgánica, un pequeño robot lanzado a un auténtico patio de los desperdicios, se verá obligado a reconstruirse para inciar su pequeña odisea a través de una ciudad industrializada.

Así comienza esta soberbia aventura gráfica creada por el grupo de desarrolladores checo, Amanita Design. Creadores de otros dos juegos de temática similar (SAMOROST 1 y 2) pero que se juegan on-line desde su página web. Además son desarrolladores de páginas web, cortos animados y vídeos musicales, todo realizado en
flash (ejemplos en la web).

Una historia misteriosa en la que el porqué del desgraciado destierro del robot se convertirá en la pregunta a resolver. Carente totalmente de diálogos, estos están sustituidos convenientemente por unos bocadillos en los que los protagonistas muestran sus pensamientos dibujados con trazos trémulos y en blanco y negro. Ésta será la manera de ir encajando las piezas de la historia general. Para ir obteniendo el resto de la información tendrás que retorcerte los sesos resolviendo una serie de originales puzzles lógicos, de los de toda la vida, a la vez que consigues los elementos necesarios para interactuar con los escenarios y poder así continuar la historia.

El robot protagonista (no sé dónde leí que se llama Josef) tiene la capacidad de extenderse y encogerse, cual acordeón, de esa manera podrá acceder a los recovecos de los diferentes escenarios. En cuanto a su diseño, tanto el de Josef como el resto de robots, parece que estuviesen hechos hojalata, dando la sensación de que se mueven gracias a un sistema de engranajes chirriantes por falta de lubricante (nota: la cabeza de Josef se parece a la del Gigante de Hierro). Este simpático diseño, es uno de los puntos fuertes del juego. Combinado con los escenarios dibujados a lápiz y coloreados con acuarelas, hace que parezca que te estas moviendo a través de un libro de ilustraciones interactivo.

En cuanto a la jugabilidad, no aporta casi nada nuevo. En cada pantalla hay un pequeño enigma que resolver, a veces relacionado con los de otras, a veces no. Puedes recoger objetos con un simple click de ratón haciendo que el robot se los trague para pasar así a formar parte de tu inventario. Allí podrás combinarlos entre ellos para crear otro objeto. Una vez que los has usado, sueles perderlos, cosa que no impedirá en ningún momento el desarrollo de la historia. Asimismo, si en alguna situación tus engranajes cerebrales dejan de rodar, tienes un pequeño botón de 'idea' que, en el momento que lo pulsas, haces que el robot piense por ti generando otro de esos bocadillos con una imagen reveladora sobre esa pantalla. Si aún así, tus orejas empiezan a pitar mientras expulsan humo, hay un pequeño libro de respuestas que tendrás que abrir jugando a un minijuego ridículamente sencillo. Una vez abierto, se nos desvelará a modo de cómic (dibujado en un diario ajado por los años y único en cada pantalla) la secuencia de acciones necesarias para pasar a la siguiente 'fase', amén de la mecánica de los puzzles allá dónde los haya. Puede parecer que facilita mucho la labor, pero en ocasiones las páginas de un cómic incluyen objetos obtenidos en otro lugar que puede que no hayas conseguido aún.

En resumidas cuentas, este Machinarium es un juego con una historia sencilla, sin muchas pretensiones, pero que gracias a un apartado artístico exquisito, que se me antoja similar al de la película de animación Les triplettes de belleville (salvando las diferencias de temática), es capaz de transportarte a ese mundo roto lleno de desperdicios mecánicos, un tanto deprimente pero a la vez misterioso. Todo acompañado por una banda sonora pausada que acrecenta ese halo misterioso, pero que evoca una sensación de tranquilidad para que no te estreses en ningún momento (ni siquiera en una situación tan tensa como puede ser desarmar una bomba). Consigue hacerte sentir un poquito tristeza cuando lo acabas. Es una pena que no haya ningún secretillo que haga que la historia sea más completa y que sea tan corto, pero se lo perdono todo porque ha sido un auténtico placer matar mis horas muertas con este Machinarium.




http://machinarium.net/demo/


Desde esta web se puede jugar directamente a la demo, sin descargas, además de comprarlo por 14€. Precio más que asequible ya que te lo mandan a casita con distintas versiones para varias plataformas y con la banda sonora incluída. Ahora bien, si todo eso te da igual, también lo puedes conseguir aquí, de una manera menos lícita.

Y como guinda para quién le hipnotice la banda sonora tanto como a mí (me recuerda muchísimo a la BSO de Los amos del tiempo), los señores de Amanita han tenido a bien subir algunos tracks, que no fueron incluidos en la banda sonora, para su descarga desde el blog oficial:


5 desperdicios en el patio:

Seba dijo...

Muy bueno tu blog! buenos contenidos y buen diseño... muchas gracias por hacerte seguidor y unirte a mi blog... ya estas agregado en:

http://blogsenespanol.blogspot.com/

Saludos y Muchas Gracias!

Alazne González dijo...

pero qué bonitos gráficos, no sabía que era un juego, al principio he pensado que era un libro de ilustraciones
muy interesante, sí señor

Nutmeg dijo...

Ah, entre tú y yo, es altamente improbable que llegue a jugar porque soy una perezosa maldita que merece arder en el infierno -aunque tengo mi encanto :)- y, además, todos los juegos se me dan mal (qué Marvin, robot deprimido, ha sonado eso xD), pero es una chuladaaa!*__* Qué rebonico! Merci, merciii X)

CryingMonsteR dijo...

Está claro que lo mejor del juego es su apartado gráfico, pero bueno, la historia es entrañable también.

Para los perezosos: no es muy largo, hay versión para MAC y sólo hay que hacer click además de unos cuantos puzzles. Vale la pena instalarlo y probarlo que engancha bastante cosa que relega a la maldita pereza a un segundo plano.

Nutmeg dijo...

Me gusta que me instigues con las versiones para mac y la facilidad de los puzzles... Muy hospitalario :P Pues habrá que darle una oportunidad, entonces (y relegar de una vez a la maldita pereza, sí). Con el Goo funcionó :D Allá vamos!

Publicar un comentario